The News Paper

¡Información a tu medida!

Internacionales

Así impidieron a disidente contar los horrores de la dictadura cubana ante la ONU

El activista denunció que el régimen castrista utiliza el acceso a los servicios de salud como otra herramienta para reprimir a la disidencia.

Cuba, Venezuela, Corea del Norte, China y Eritrea, impidieron a Ariel Ruiz Urquiola, activista cubano por los derechos humanos y el medio ambiente, denunciar los atropellos del régimen cubano en contra de los habitantes de la isla. Esto sucedió en una sesión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

Para obtener esa participación, el cubano había estado durante cinco días en huelga de hambre frente a la oficina de Michelle Bachelet, alta comisionada da la ONU para los DDHH. Finalmente, tras la presión hecha por la organización UN Watch, se logró que una ONG cediera a Ruiz Urqiola su tiempo de intervención ante el Consejo

Pero fue en vano. Cada vez que intentó pronunciar el discurso que había preparado, era interrumpido por alguna de las delegaciones mencionadas. La primera fue la cubana, que alegó que el vocero no estaba autorizado a intervenir porque no era integrante de Ingenieros por el Mundo, la ONG que le había cedido su espacio.

En sus reglamentos internos, el Consejo de DDHH de la ONU permite a las ONG otorgar su espacio a activistas de diferentes organizaciones. La participación de Ruiz Urquiola se inscribía en esta metodología.

Cuando pudo reanudar su intervención, el activista cubano dijo que los médicos cubanos “son enviados al extranjeros en condiciones desventajosas, violando el pacto internacional de derechos civiles y políticos”. Una vez más fue interrumpido por la delegación del régimen de La Habana.

En esta ocasión señalaron que Ruiz Urquiola estaba fuera de orden pues no estaba abordando el tema de la trata de personas desde el enfoque adecuado.

Para obtener su derecho de palabra, el activista hizo huelga de hambre durante cinco días.

Inoculado de VIH

Parte de las denuncias que pudo hacer Ruiz Urquiola se referían a cómo la dictadura cubana empleaba la prestación de servicios de salud como herramienta de represión a los disidentes. Y citaba un caso que lo tocaba personalmente, el de su hermana.

La identificó con su número de historia clínica y dijo que a ella le han negado importantes tratamientos oncológicos y pruebas diagnósticas. “Ya sea por falta del medicamento, o por uso de placebo en lugar del principio activo como método de tortura para doblegarla”.

Luego se refirió a su propio caso. Y dijo que en su caso, fue inoculado con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del SIDA, durante una estadía en el Hospital Provincial de Pinar del Río.

A cada nueva denuncia, una interrupción de alguno de los países capitaneados por Cuba. Esas pausas hicieron que la intervención, que debía durar 90 segundos, se extendiera por más de 13 minutos.

El Consejo también falló

Jorge García, galardonado en el 50 aniversario de los Derechos Humanos en Cuba por la misma ONU en 1998, escribió en el Diario Las Américas que lo ocurrido con Ruiz Urquiola no tenía precedente en la historia del organización.

Dijo que el vicepresidente del Consejo, que dirigió la sesión, actuó como en coordinación con los representantes de los regímenes que boicotearon el mensaje del activista cubano.

García enumeró como violaciones del consejo: otorgarle al orador de la ONG el escueto tiempo de 90 segundos para su intervención oral, permitir 5 interrupciones de la palabra al orador por parte de la delegación de Cuba; cortar el uso del micrófono para que el orador no continuara hablando;  permitir la intervención de los delegados de Venezuela, Corea del Norte, China y Eritrea, cuando el orador todavía hace uso de la palabra y suspender definitivamente la oratoria del representante de la ONG.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, está presidido por Afganistán, representado por Nasir Ahmad Andisha. Sin embargo, la sesión en la que participó Urquiola fue encabezada por el eslovaco Juraj Podhorsky, vicepresidente del organismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *