The News Paper

¡Información a tu medida!

Internacionales

Dos ministros de salud han renunciado a Bolsonaro en pleno récord de muertes por el Covid-19

Nelson Teich ha anunciado este viernes su dimisión tras discrepancias con Bolsonaro sobre el uso de cloroquina para pacientes con Covid-19

Brasil vive el peor momento del coronavirus, con recortes y con una grave crisis política preocupante. Menos de un mes después de asumir el cargo y cuando Brasil supera los 200.000 casos y las 14.000 muertes, el ministro de Sanidad, Nelson Teich, renunció por discrepancias con el presidente Jair Bolsonaro que insiste en incluir el uso de cloroquina en la atención de pacientes de Covid-19.

En un comunicado, el Ministerio de Sanidad informó de la renuncia de Teich y señaló que el secretario ejecutivo, el general Eduardo Pazuello, asumirá de manera interina. La salida de Teich ocurre tras presiones públicas de Bolsonaro sobre el uso de ese remedio, que está en el centro de una polémica médica, y cuyos estudios no han comprobado su eficiencia.

El exministro también discordó públicamente del presidente, cuando fue cuestionado sobre el uso de esa sustancia en los protocolos médicos, que fue admitido apenas en casos muy graves, como última alternativa, en función de severos efectos colaterales y tóxicos. Teich asumió el cargo el 17 de abril, tras la renuncia de otro médico, Luiz Henrique Mandetta, que acabó renunciando por el mismo motivo.

Bolsonaro, sin embargo, ha insistido en el uso y afirmó que se debe aprobar el uso a partir de este fin de semana, dándole al paciente la decisión sobre su tratamiento. Su posición, contra los médicos, y exigiendo que los brasileños vuelvan a las calles en nombre de la economía, ha generado una seria crisis política con daños sobre su popularidad.

«El protocolo debe cambiarse hoy porque el Consejo Federal de Medicina dice que puede usarse desde el principio», declaró el viernes Bolsonaro, contra la voluntad de sus ministro, que poco después renunció. En una nota técnica, el Consejo Federal de Medicina informó que el remedio puede ser usado desde que el paciente sea advertido sobre los riesgos.

«El médico al final de la línea es un esclavo del protocolo. Si usa algo diferente a lo que está allí y el paciente tiene algunas complicaciones, puede ser procesado», explicó el presidente brasileño a la salida de la residencia oficial de Alvorada.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *