The News Paper

¡Información a tu medida!

Curiosidades Internacionales

Preocupación en grupos ambientalistas por el costo ambiental del coronavirus

A los problemas suscitados por la pandemia del coronavirus se le añade también la acumulación de residuos de quienes desechan sin el menor cuidado guantes, mascarillas y otros productos sanitarios utilizados como protección obligatoria.

El Proyecto Libera, impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ha comenzado una campaña para evitar que la nueva “basuraleza”, conformada por las mascarillas, guantes de protección contra el coronavirus, sea abandonado en parques, jardines u otras áreas verdes y así sensibilizar a la sociedad mundial sobre la necesidad de hacer una buena gestión con este materia.

La gran parte de estos implementos sanitarios son plásticos por lo que difícilmente sean degradables pues ningún ser vivo se puede ocupar de ello y su permanencia en el medio ambiente se extiende por décadas. En este tiempo esta basura llega a los ríos, al mar y al estomago de muchos animales filtradores.

Los guantes y mascarillas, a pesar de estar hechos en su mayoría con polímeros derivados del petróleo, como nitrilo o neopreno, deben ir al contenedor de basura habitual, el de rechazo o resto, y nunca al amarillo, destinado a envases de plástico, briks y latas”, recuerda Sara Güemes, coordinadora del Proyecto Libera en Ecoembes, según publicó la agencia internacional de noticias EFE.

Reciclar este material es la mejor y más fácil vía a corto plazo “para evitar que se conviertan en un problema irreversible para el entorno y para la fauna que habita en él”, subraya.

Un activista de Oceans Asia muestra las mascarillas que encontró en una playa de Hong Kong

Ante una crisis sanitaria como la que estamos inmersos, la prioridad absoluta es parar al virus, y por eso las otras vías para luchar contra este tipo de residuos, como son la reducción y la reutilización, está supeditada a lo que dictaminen las autoridades sanitarias”, dijo Miguel Muñoz, coordinador del proyecto en SEO/BirdLife.

Muñoz recuerda que “antes de que tuviéramos el coronavirus ya generábamos plásticos de un solo uso en un modelo insostenible” y las mascarillas y guantes “no vienen sino a agravar esta situación”.

“El problema de la basuraleza, de los plásticos en la naturaleza, no es la enfermedad, sino los síntomas de la enfermedad; la enfermedad es un modelo de producción y consumo de forma lineal que no es sostenible con los recursos naturales que tenemos, un modelo cuyo objetivo es producir, consumir y tirar y sobre el que ya veníamos alertando”, señala.

Sin embargo, y aunque reconoce que “hemos avanzado mucho en el mensaje sobre el abandono de plástico y vemos que va calando en la sociedad”, le preocupa que ahora haya “un retroceso”.

El ser humano es un animal de costumbres, nuestros hábitos cuesta mucho modificarlos, pero en época de crisis nos cuesta poco volver a lo de antes y de nuevo tenemos que empezar en ese trabajo ya hecho”, lamenta.

Este es un momento excepcional, temporal, pero justo ahora es cuando tenemos que abrazar a la ciencia, al conocimiento científico, y hay que utilizar el sentido común para que la protección del virus esté acompasada con el cuidado al medio ambiente”, consideró el responsable de SEO/BirdLife, “.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *